El comienzo de esta maravillosa aventura en la que me encuentro inmerso fue allá por el 2008 y en el horizonte de mi futuro siempre estuvo el poder dedicarme a aquello que de una u otra forma me permitiera ayudar a los demás. Ahora estoy convencido de que no me equivoqué eligiendo el camino.

Como se ha demostrado  recientemente, la generosidad activa las áreas de felicidad en nuestro cerebro.

https://www.nature.com/articles/ncomms15964

Pero el error sería pensar que ya lo has conseguido, que has llegado al destino buscado y el camino, por fortuna no se termina nunca. Todo cambia, todo está en continuo movimiento y en cada etapa vas “sintiendo” que no te puedes estancar en lo que estás haciendo, que puedes ir un pasito más adelante, crecer un poquito más, en todos los sentidos, incluido el ayudar.

También sabes que todo tiene un ritmo, que no siempre se puede llegar a todo lo que quisieras. La vida tiene muchos escenarios que merece la pena disfrutar sin excluir ninguno pero siendo muy consciente de que el tiempo no es infinito (o sí….)

Y justo cuando tienes ese sentimiento de que podrías hacer algo más pero no sabes exactamente el qué ni el cómo, recibes una llamada para ofrecerte el poder colaborar con una organización como San Juan de Dios Solidaridad cuyo objetivo principal es atender a personas en situación de gran vulnerabilidad.

https://santjoandedeu.org/conoce-sjd/

Todo siempre es perfecto y correcto, todo pasa como tiene que pasar y por eso estoy muy contento y agradecido de poder formar parte de esta gran causa aportando mi granito de arena.

Es por esto que desde hoy mismo ManuelSAGO colabora con San Juan de Dios Solidaridad

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresa a la tienda
    ×