Quiromasaje Deportivo

Que la actividad física o práctica moderada de deporte es indispensable para conseguir un buen estado de salud es algo que hoy en día nadie se cuestiona, es mas, en los últimos años su práctica se ha extendido de forma vertiginosa entre la población.

Y aunque existe un gran abanico de opciones entre la actividad física moderada y el deporte de competición, todas ellas comparten la realización de un esfuerzo por parte de la persona, un consumo de energía, un funcionamiento del sistema musculo-esquelético y por tanto un riesgo de posibles lesiones.

Con esto queremos dejar claro que el masaje deportivo no es propiedad del deporte de alto rendimiento, ni mucho menos. Al contrario, cualquier persona que desee alcanzar sus objetivos personales puede y debe valerse de esta beneficiosa herramienta.

MASAJE DEPORTIVO MANUEL SAGO SEPIA

Un poco de historia

El masaje siempre ha ido vinculado al hombre y a su actividad diaria, como método de mantenimiento o de curación. Ha estado presente en las grandes civilizaciones como se puede comprobar en diferentes grabados, escritos, tratados médicos y demás medios propios de cada civilización. Así, encontramos referencias de la antigua China en la que los monjes de Shaolín utilizaban este tipo de técnicas como preparación antes de sus combates.

En Japón, desde tiempos ancestrales, forma parte del “ritual” de los luchadores de sumo.

Galeno, en su actividad como médico de gladiadores, describe detalladamente las técnicas de masaje como parte del entrenamiento, preparación y recuperación de los gladiadores. No hay que olvidar que en Roma el combate de gladiadores era considerado un deporte-espectáculo en el que rara vez uno de los participantes moría (como señala Alfonso Mañas en su libro “Gladiadores, el gran espectáculo de Roma).

Sin embargo debemos considerar a Grecia como la cuna del deporte moderno y más en concreto a Olimpia, lugar donde se emplaza el primer estadio que nos consta como instalación dedicada expresamente a la realización de diferentes pruebas deportivas, todas ellas encaminadas en rendir honor a Zeus. Es aquí donde podemos encontrar referencias de la vinculación directa del masaje a la educación física y como preparación/recuperación específica de deportistas.

Los dos grandes nombres que definitivamente impulsaron esta disciplina terapeútica fueron Henrik Ling (gimnasta sueco, fundador del Instituto Central de Gimnasia en Estocolmo y precursor de la gimnasia sueca que incluía el que posteriormente se conoció como “masaje sueco”) y Sarkisov Serazini (científico ruso especializado en terapias y masajes del ejercicio, uno de los fundadores de la medicina deportiva de la URSS, considerado como el fundador del masaje deportivo propiamente dicho).

En ambos casos, sus trabajos principales tuvieron como base la metodología de la terapia del ejercicio, la ciencia de la recuperación, endurecimiento corporal y la aplicación de las diferentes técnicas como complemento al deporte.

¿Pero, qué lo hace tan importante?

Los dos grandes mitos que ha venido arrastrando esta técnica, como veíamos anteriormente, son que estaba reservada a los deportistas de alta competición por un lado y para la recuperación de lesiones exclusivamente por otro.

Su principal objetivo es ayudar al deportista de alto rendimiento, a la persona que desarrolla una actividad deportiva o simplemente una actividad física de mantenimiento, a alcanzar sus objetivos, previniendo lesiones, optimizando el rendimiento físico e incluso aportando un apoyo emocional por parte del terapeuta, tan importante en determinados momentos.

Si nos centramos por ejemplo en el músculo, el entrenamiento busca la mejora en el rendimiento del mismo, ya sea en potencia, resistencia, capacidad de respuesta, etc. Para que las fibras musculares “asuman” el máximo porcentaje del entrenamiento, han de estar en el mejor estado físico posible, o lo que es lo mismo, un músculo fatigado no aprovechará de forma óptima el ejercicio propuesto y por tanto no conseguirá esa mejora buscada. Es aquí dónde podemos incidir en la importancia del masaje deportivo como una parte más del programa de entrenamiento, lesiones y competiciones aparte.

Dicho esto, podemos destacar de entre muchos, una serie de efectos beneficiosos del masaje deportivo :

  • Regula el tono muscular, aumentando o bajándolo en función del momento y necesidad.
  • Disminuye la fatiga muscular.
  • Favorece la flexibilidad de músculos y movilidad de articulaciones.
  • Aumenta flujo sanguíneo, favoreciendo la mejor nutrición/oxigenación muscular y más eficiente eliminación de desechos propios del funcionamiento muscular y del organismo en general.
  • Colabora en la reducción de tiempos de recuperación post esfuerzo y post lesión.
  • Puede reducir la sensación de molestia o dolor al producir una liberación de endorfinas.
  • Estimula la relajación general al aliviar las molestias, tensiones y efectos propios de la actividad física/deportiva.
  • Apoyo psicológico/emocional hacia el deportista, cada vez más importante en la consecución de objetivos y mejora del rendimiento, al aportar esa “sensación” de apoyo y cuidado de la persona.

¿Cuándo hacerse un masaje deportivo?

Es otra de las grandes dudas del deportista, sobre todo cuando no se cuenta con un plan de preparación o se trata de deporte amateur. ¿Cómo saber cuándo ponerse en manos de un profesional? Si no hay que esperar a lesionarse y es necesario para un mejor rendimiento, ¿cómo saber el momento adecuado o necesario?.

Para intentar responder a la pregunta, partamos de la alta competición. En general hablaremos de 3 tipos de masaje en función de los 3 tiempos que podemos considerar :

Masaje Pre-competición: como preparación muscular para la competición, buscará aumentar el aporte sanguíneo muscular y con ello la temperatura y elasticidad. Se trata de aumentar la capacidad de respuesta del músculo, pero también de eliminar posibles rigideces o microfatigas del mismo.

Masaje Post-competición: suele aplicarse entre los 45’ y 4 horas desde el fin del desarrollo de la actividad competitiva o entreno de alta intensidad. Se busca facilitar la eliminación de toxinas post-esfuerzo y una primera relajación del músculo, que al encontrarse irritado y estresado por el esfuerzo requerirá maniobras suaves y lentas. Es la primera fase para la recuperación del deportista.

Masaje Mantenimiento: es aquel que tiene lugar durante la temporada, durante la semana, como parte de la preparación y mantenimiento del deportista. Es el que ayudará a prevenir las lesiones eliminando pequeñas molestias propias del esfuerzo antes de que vayan a más. Se trata de eliminar la “fatiga acumulada”, de mantener la buena elasticidad de las fibras musculares y, en general de mantener el músculo en el mejor estado posible para que su rendimiento sea óptimo.

 

Es aquí, en este tercer tipo de masaje, donde surge la pregunta que nos planteábamos anteriormente, sobre todo a nivel amateur o aficionado. En alta competición está más claro, porque este tipo de deportistas sigue un completo plan de preparación que incluye además de los aspectos físicos, una planificación del descanso, alimentación y por supuesto del cuidado físico en el que se incluye el masaje deportivo. Es decir, ya se le indica cuándo pasar por el “taller de mantenimiento”.

Pero, si soy deportista amateur o simplemente desarrollo una actividad física como parte de un mejor mantenimiento de mi salud, ¿cuándo es recomendable?. Pues lamentablemente no podemos dar una respuesta concreta que es lo que todos querrían tener. Siempre va a depender de diversos factores, tipo de actividad, intensidad, horas de práctica a la semana, edad, objetivos… La mejor recomendación que se podría dar es que tenemos que aprender a “escuchar” nuestro cuerpo, nuestras sensaciones. Empezar a practicar la atención plena respecto a la actividad deportiva y de los mensajes que nuestro cuerpo nos va enviando en cada momento. Así, podremos detectar cuando empezamos a estar fatigados, cuando las piernas “no responden 100%” o cuando simplemente nuestra musculatura está pidiendo esa gran recompensa que supone un masaje aplicado de forma correcta por un profesional en el momento adecuado.

Mientras aprendemos todo esto, lo más recomendable es consultar con un profesional cualificado y de confianza que será quien mejor nos pueda ayudar y asesorar al respecto.

FUENTES:

  • Quiromasaje: técnica y sensibilidad
    Dr. Jordi Sagrera Ferrándiz
    Ed. Meteora 2008
  • Quiromasaje actualizado : el legado del Dr. Vicente Lino Ferrándiz
    Dr. Jesús Vázquez Gallego.
    Ed. Mandala Ediciones 2016
  • Manual de Nutrición Deportiva
    Manuel Arasa Gil
    Ed. Paidotribo 2005

  • Netter. Atlas de anatomía humana (7ª edidción)
    Frank H. Netter
    Ed. Elsevier España SA 2019

     

  • Atlas de músculos, huesos y referencias óseas
    Joseph E. Muscolino
    Ed. Paidotribo
  • Cuadernos de fisiología articular
    I.A. Kapandji
    Ed. Masson 1983
  • Apuntes de Anatomia
    Dr. Jordi Sagrera Ferrándiz

  • Dolor Muscular: Técnicas manuales en tejidos blandos
    Dr.Jordi Sagrera
    Ed. Morales y Torres Editores SL 2003

  • Afecciones del aparato locomotor
    Dr. Luis Raúl Lépori
    Ed. Informédica contenidos médicos 2005

  • Total masaje
    Gill tree
    Ed. Pearson Alhambra 2004

  • Sobotta. Atlas de anatomía humana (24ª edición)
    Friedrich Pulsen & Jens Waschke
    Ed. Elsevier 2018

  • Gladiadores, el gran espectáculo de Roma, 
    Alfonso Mañas
    Ariel, 2013

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresa a la tienda
    ×